El rabino Assi

Assi II (Assa, Issi, Jesa, Josah, Jose, hebreo: el רבי סי) era Talmudist judío, conocido como un amora, quien vivió en la Tierra de Israel, de la tercera generación, 3ros y 4tos siglos, uno de los dos eruditos palestinos conocidos entre sus eruditos Talmudical judíos contemporáneos del babilonio como "los jueces de la Tierra de Israel" y como "los sacerdotes distinguidos de la Tierra de Israel," su compañero que es R. Ammi (Gi ṭ. 59b; Sanh. 17b). Assi nació en Babylonia, donde asistió al colegio de Samuel de Nehardea (Su. Ter. i. 40a; Su. Er. vi. 23er), pero más tarde emigró a consecuencia del problema doméstico.

En su llegada a Tiberias, Assi tenía una aventura con un rufián, que terminó desastrosamente para éste. Assi hacía su camino hacia los baños, cuando fue agredido por un "scorner". No se ofendió por el asalto, excepto comentando, "La tirilla de ese hombre es demasiado suelta," y siguió su camino. Tan resultó que un archon era a esa misma hora procesando un ladrón, y el mofador, todavía riéndose de la aventura con Assi, vino para atestiguar el juicio sólo cuando el juez interrogó al culpable en cuanto a cómplices. El culpable, viendo al hombre que se ríe, creyó que estaba en su desconcierto, y vengarse señaló al rufián como su cómplice. El hombre se detuvo y se examinó. Admitió a un asesinato que había destinado y se condenó para ahorcarse con el ladrón condenado. Assi, volviendo de los baños, encontró la procesión en su camino hacia la ejecución. Su atacante en la vista de él exclamó, "La tirilla que era suelta se apretará pronto", a que Assi contestó, "el destino de Thy se ha pronosticado hace mucho, para la Biblia dice (Isa. xxviii. 22), 'Ser ustedes no scorners no sea que sus grupos hacerse fuerte'" (Su. Ber. ii. 5c).

Leyendas e historia

Assi se hizo un discípulo de R. Johanan, y tan se distinguió que R. Eleazar le llamó "el prodigio de la edad" ("mofet ah-dor"; Hul. 103b), y ya que tal leyenda le imagina. Acerca de los deseos vanos de muchos para comunicar con el espíritu difunto de R. Hiya el Grande, la leyenda está relacionada ese R. Jose ayunó ochenta días a fin de que una vislumbre de R. Hiya se le pudiera conceder. Finalmente el espíritu del difunto apareció, pero la vista tan afectó a R. Jose que sus manos se hicieron paralíticas y sus ojos débiles." Tampoco debe deducir de esto," sigue el narrador, "que R. Josah era un individuo sin importancia. Una vez que un tejedor vino a R. Johanan y dijo, 'En un sueño he visto los cielos caerse, pero uno de discípulos thy los sostuvo.' Cuando preguntado si sabía que discípulo, el tejedor contestó que sería capaz de reconocerle. R. Johanan con eso tenía todo su pase de discípulos antes del tejedor, que señaló a R. Josah como el agente milagroso" (Su. Kil. ix. 32b; Eccl. R. ix. 10). Otra aventura, que, sin embargo, lleva la impresión de hecho, se relaciona de él, en donde se secuestró una vez en un disturbio y se dejó como perdido, pero R. Simon ben Lakish, el ex-gladiador, le rescató a riesgo de su propia vida (Su. Ter. viii. 46b).

La carrera profesional de Assi en la Tierra de Israel tan estrechamente se entrelaza con ese de R. Ammi que el lector se puede remitir al esbozo de éste para la información sobre ese sujeto. R. Assi era muy metódico en sus conferencias, no haciendo ningunas digresiones para contestar a preguntas no pertinentes al sujeto en el debate; y siempre que tal se expusieran a él, aplazó la respuesta hasta que alcanzara el sujeto con el cual estuvieron relacionados (Su. Shab. xix. 16d; Su. Er. vi. 24a).

Sabiduría de Assi y su muerte

R. Assi con frecuencia se cita tanto en Talmudim como en Midrashim. Profundo es su observación:

Una característica de la anécdota de la compasión rabínica por inferiores y empleados domésticos así se relaciona: La esposa de R. Jose tenía una pelea con su criada, y su marido la declaró mal; con lo cual dijo a él, "¿Por qué didst thou me declaran equivocado en la presencia de mi criada?" A qué el rabino contestó, "No Hizo trabajos temporales (xxxi. 13) dicen, '¿Si realmente desprecié la causa de mi criado o de mi criada, cuando competieron conmigo, qué entonces haré cuando Dios riseth? ¿Y cuándo Él visiteth, qué le contestaré?'" (General. R. xlviii. 3). Cuando Assi murió, R. Hiya b. Abba, que había sido su socio como el juez y como el profesor, entró en el luto en cuanto a un pariente (Su. Ber. iii. 6a). El día de su muerte se registra como coincidente con un huracán destructivo (M. Ḳ. 26b).

La suposición se puede aquí ofrecer a ese R. Assi, antes de su emigración a Palestina, se conocía como Assi (Issi, Jose) b. Nathan, el que que se encuentra con en una controversia halakic con Ulla (b. Ishmael, Ber. 62a), exponiendo una pregunta ritual a Hiya b. Ashi (Shab. 53a), y busca de una interpretación de Baraita de la boca de Rab Sheshet (Ned. 78a; B. B. 121a).

Bibliografía de la Enciclopedia judía



Buscar